El pasado inca


10.00 El pasado inca
Un paseo por el casco antiguo hacia el barrio de San Blas descubre los muros incas de la calle de Hatun Rumiyoc (4) , con la famosa piedra poligonal de los 12 ángulos y las siluetas esculpidas del puma, el cóndor y otros animales de la mitología incaica. En la ruta por los vestigios incas del Valle Sagrado se observan infinidad de estas rocas de tallado perfecto. Los pasos conducen hasta la plaza de las Nazarenas (5) , recoleta y encantadora. Más arriba está el tradicional barrio de San Blas, con talleres de artistas y tiendas con encanto, en el que proliferan pequeños hoteles en antiguas casonas coloniales. De vuelta a la plaza de Armas, el paseo debe seguir por las plazoletas de los alrededores, cada una con su iglesia y su interior arbolado, para llegar al colorista mercado de San Pedro (6) , donde tomar un tentempié de auténtica cocina andina.
Para entender mejor la trascendencia de un imperio que dejó un legado sin igual es aconsejable recorrer alguno de los muchos museos dedicados a los incas que hay en Cuzco, entre los que destacan el Coricancha (7) y el
convento de Santo Domingo. En la base de este gran edificio se hallan algunos de los vestigios más importantes de la arquitectura inca, que aparecieron en 1950 tras el derrumbe por un terremoto de una parte del convento. El temblor dejó al descubierto Coricancha, el templo de oro de los incas que permite apreciar su destreza en la construcción.
13.00 Sabores de Perú
La cocina peruana tiene fama de ser una de las más deliciosas del mundo y el viaje también permite comprobarlo. Junto al restaurante Chicha (8) (Heladeros, 261), de Gastón Acurio , uno de los grandes embajadores de los sabores andinos, hay en Cuzco una buena oferta de lugares con excelentes propuestas y precios más que asequibles.